Clasificación de Crisis Convulsivas

Clasificación de Crisis Convulsivas

Crisis Parciales Simples

  • En ocasiones previa a una crisis convulsiva se pueden presentar sensaciones, alucinaciones, alteraciones  de la percepción en espacio, tiempo, olores y/o sabores, a estos se le conoce también como AURA.

Estas sensaciones anuncian la presencia de una crisis convulsiva.

Crisis focales o parciales simples

  • Pueden presentarse con sensaciones subjetivas extrañas o difíciles de describir, o con fenómenos auditivos, visuales, sensación de hormigueo, entre otras. Estos síntomas pueden aparecer en forma aislada y auto limitada, o dar paso a pérdida de la conciencia con movimientos automáticos de boca, manos u otra parte del cuerpo.

En otras oportunidades las crisis pueden presentarse con sacudidas de una extremidad o de la mitad de la cara, sin pérdida de la conciencia.

 Crisis parciales complejas

  • Con deterioro de conciencia, a veces puede comenzar con sintomatología simple.
  • AUSENCIAS ATIPICAS: Deterioro de la conciencia asociado a cambios en el tono, más pronunciados el cual no es repentino. Algunas veces asociado con contracciones musculares.

 Crisis Generalizadas o Secundariamente Generalizadas

  • CRISIS DE AUSENCIA son también un tipo de crisis generalizada, son más frecuentes en niños y adolescentes y se manifiestan con pérdida del contacto con el medio, sin caída al suelo, de pocos segundos de duración y rápida recuperación.
  • AUSENCIAS QUE PROGRESAN A CRISIS TONICO CLONICO GENERALIZADAS:
  • CRISIS MIOCLONICAS: Sacudida súbita parcial o generalizada del cuerpo, seguida de pérdida del estado de conciencia, pueden ser secundariamente generalizadas
  • CRISIS TÓNICAS: perdida del estado de conciencia, contracción muscular parcial o generalizada, híper extensión de una o varias extremidades.
  • CRISIS ATÓNICAS: Perdida del tono muscular de inicio parcial o generalizado con alteración del estado de conciencia y relajación de esfínteres.
  • CRISIS GENERALIZADA: La más frecuente, pero no la única de estas, es la crisis tónico clónica generalizada, en la cual hay pérdida brusca de la conciencia, caída al suelo, contracciones musculares seguidas de sacudidas rítmicas. Este tipo de crisis es el que más frecuentemente se identifica como epilepsia, otros tipos de crisis muchas veces pasan desapercibidos o son confundidos con trastornos de otro tipo.
  • CRISIS PARCIALES SECUNDARIAMENTE GENERALIZADAS: Una crisis también puede iniciar siendo parcial, progresar a parcial compleja y luego a generalización en forma secundaria.

Se hace referencia al término  “Las Epilepsias”, debido a que no existe una enfermedad única que se llame epilepsia, sino, que existe un grupo de patologías que pueden manifestarse con crisis epilépticas, algunas de ellas con causas adquiridas como los tumores cerebrales, lesiones infecciones etc. Otras pueden estar desde el momento de nacer como las malformaciones cerebrales, vasculares y otras son de origen desconocido, es decir sin lesión estructural cerebral aparente u otros signos o síntomas neurológicos. Se presume que es de origen genético y es usualmente edad dependiente.

La presencia de un solo evento convulsivo no hace diagnóstico de epilepsia, según la definición propuesta por la ILAE, es necesario tener al menos dos crisis epilépticas para considerar el diagnóstico de epilepsia, asimismo hay condiciones que se acompañan de crisis epilépticas, como las crisis febriles, las crisis inmediatas luego de una traumatismo cráneo encefálico y otras en las cuales no se considera el diagnóstico de epilepsia.

Qué es epilepsía

Qué es epilepsía

Las Epilepsias más que una enfermedad es un síntoma,  “Es la desorganización de un grupo de neuronas en una o varias áreas del cerebro que provocan descargas cerebrales excesivas y  responden a un padecimiento o causa diversa, se manifiesta de forma súbita por crisis convulsivas durante un corto período de tiempo y que luego regresa a la normalidad, pero se repite de forma periódica”.

La epilepsia está considerada según la OMS Organización Mundial de la Salud (OMS), como un problema de salud pública, que provoca grandes repercusiones mentales, físicas, sociales y económicas en el paciente con epilepsia su familia y la sociedad.

Afecta aproximadamente a 325, 000 habitantes en Guatemala, se puede presentar a cualquier edad y no es exclusiva de algún sexo, edad o condición social.

La manifestación principal de la epilepsia, pero no la única, es la recurrencia de eventos clínicos y transitorios llamados crisis Convulsivas o Crisis Epilépticas, estas crisis ocurren cuando un grupos de neuronas cerebrales descargan en forma anormal y excesiva, las manifestaciones de estas descargas dependen del área cerebral involucrada, de aquí que las crisis puedan ser: Motoras, sensoriales, psíquicas, autonómicas  o combinación entre ella.

Qué hacer durante una convulsión

Qué hacer durante una convulsión

¿Llamo al 911?

Llame al 911 si ocurre algo de lo siguiente:

  • La convulsión dura más de 5 minutos.
  • La persona tiene otra convulsión poco después de la primera.
  • La persona se lesiona durante la convulsión.
  • La convulsión se presenta cuando la persona está en el agua.
  • La persona tiene otra afección como diabetes, enfermedad cardiaca o está embarazada.

Primeros auxilios para todos los tipos de convulsiones

Existen muchos tipos de convulsiones. La mayoría de las convulsiones terminan en unos pocos minutos. Las siguientes son medidas generales para ayudar a alguien que esté teniendo algún tipo de convulsión:

  • Permanezca con la persona hasta que la convulsión haya pasado y esté completamente consciente. Después de que pase, ayude a la persona a sentarse en un lugar seguro. Una vez que esté consciente y se pueda comunicar, cuéntele lo ocurrido en términos sencillos.
  • Conforte a la persona y hable de manera calmada.
  • Fíjese si la persona lleva un brazalete médico u otra información de emergencia.
  • Manténgase calmado y mantenga a los demás calmados.
  • Ofrezca llamar un taxi o a alguien más para asegurarse de que la persona llegue a casa segura.
Consejos de manejo de epilepsia

Consejos de manejo de epilepsia

La epilepsia puede interferir en la vida cotidiana, sobre todo cuando las convulsiones siguen ocurriendo. En ocasiones, las convulsiones hacen difícil trabajar, ir a la escuela, conducir y participar en actividades sociales. Cuando las convulsiones no se controlan, aumenta el riesgo de que ocurra lo siguiente:

  • Lesiones.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • En algunos casos, muerte.

A veces incluso el tratamiento contra la epilepsia puede causar problemas como sensación de cansancio.

El autocontrol es lo que usted hace para cuidarse a sí mismo. Usted puede aprender a controlar su epilepsia y llevar una vida plena y activa.

Yo tengo epilepsia, ¿qué puedo hacer para mantener control?
Comience con estos consejos:
  • Tómese los medicamentos como fueron recetados.
  • Hable con su proveedor de atención médica cuando tenga preguntas.
  • Reconozca los desencadenantes de las convulsiones (como el estrés).
  • Lleve un registro de sus convulsiones.
  • Duerma lo suficiente.
  • Haga ejercicio de manera segura.
  • Disminuya el estrés.
  • Manténgase en contacto con familiares y amigos que puedan ayudarlo.
Abrir chat